LA RIOJA ALTA, S.A.

Rioja


Año de fundación: 1890 
Superficie total de viñedo: 360 ha. 

El 10 de julio de 1890, cinco viticultores vascos y riojanos alumbraron, en lo que se conoce como el Barrio de la Estación de Haro, la "Sociedad Vinícola de la Rioja Alta". Empezó entonces una apasionante aventura empresarial en la que aquellos fundadores tenían como única ilusión la elaboración y crianza de vinos de calidad. Con ese propósito contrataron al enólogo francésAlfonso Vigier, que tomó a su cargo la dirección técnica.


En 1941 la compañía adquiere su nombre definitivo: La Rioja Alta, S.A. Un año más tarde se registró la marca que más renombre ha dado a esta casa: el "Viña Ardanza". Desde entonces, La Rioja Alta siempre ha defendido el espíritu creador de los emprendedores de 1890 y que sigue hoy vivo.

Bodega y viñedos

Los vinos de La Rioja Alta se elaboran en dos bodegas que se complementan. Una es la del barrio de la Estación de Haro. Es una bodega centenaria cuyas paredes guardan toda la tradición de los vinateros riojanos; un lugar idóneo para el reposo y la crianza. La otra bodega está situada en Labastida, y es moderna y perfecta para garantizar un perfecto proceso de fermentación.

La sociedad gestiona fincas con una superficie total de 473 hectáreas, de las que 360 corresponden a viñedos, mayoritariamente situados en los mejores pagos de la zona Rioja Alta. Los viñedos están plantados fundamentalmente en varios predios de suelo calcáreo de La Rioja Alta: Rodezno, Labastida, Briones, etc. Pero con objeto de disponer de la variedad Garnacha, la empresa también cuenta con 63 hectáreas en el término municipal de Tudelilla, (Rioja Baja).

La producción media de los viñedos es de 5.000 kg/ha (34,4 hl/ha), algo inferior a la autorizada en La Rioja (45,5 Hl/ha), lo que aumenta la calidad de las uvas. El 80% de esas viñas están podadas en "espaldera", y el restante (el 20%) en "vaso".

La variedad Tempranillo domina en las plantaciones, pero en los últimos años se ha plantando Graciano, con la que se espera dar una personalidad especial a los vinos. Por supuesto, la Garnacha se sigue empleando para elaborar el Viña Ardanza con la garra y elegancia de siempre. A esta producción se une la de antiguos proveedores, magníficos viticultores que aportan la calidad del fruto que requieren los vinos de esta casa.

Lagar de Cervera

DO Rias Baixas

Variedad : El 100% es uva albariño seleccionada de nuestras parcelas en O Rosal y Cambados (D.O. Rías Baixas).  

Elaboracion y Crianza : Tras la recolección manual, las uvas se depositaron en pequeñas cajas de 20 Kg. que se transportaron refrigeradas hasta la bodega. Tras su paso por la mesa de selección y despalillado, los racimos fueron suavemente prensados a 10⁰ C y bajo atmósfera inerte para  evitar cualquier oxidación. Tras su decantación, el mosto limpio inició su fermentación alcohólica a una temperatura controlada de 15⁰ C. Debido a las características de esta cosecha, con una acidez inferior a añadas precedentes, apenas un 10% de los depósitos ha necesitado completar la fermentación maloláctica. Realizada la primera trasiega el vino se maceró en sus lías finas que, mediante bazuqueos periódicos, se mantienen en suspensión aportando densidad y complejidad.


Cata : Se muestra muy brillante, de color amarillo pálido y con reflejos verdosos. Destaca por ofrecer un aroma de gran intensidad varietal, frutas tropicales, maracuyá, frutas de hueso y cítricos, como el pomelo y la naranja, con recuerdos

a hierba fresca y heno. En boca se muestra fresco, carnoso y equilibrado. Su retrogusto es potente y muy persistente.



Gran Reserva 890

DO Rioja

Variedad : Tempranillo (95%) de Briñas, Labastida y Villalba, Graciano (3%) y  Mazuelo (2%) de nuestras fincas Melchorón I y II (Rodezno), viñedos que superan los 40 años de edad. Todos viñedos propios.

Elaboracion y Crianza : Sigue un muy minucioso proceso de selección. Solo los mejores racimos se transportaron en pequeñas cajas refrigeradas hasta la bodega, donde las fermentaciones alcohólica y maloláctica se desarrollaron sin incidencias. Transcurridos los fríos invernales realizamos una segunda selección, esta vez de vinos, para su crianza durante un periodo de 6 años en barricas de roble americano fabricadas artesanalmente en nuestra tonelería. Durante sus 12 trasiegas, se seleccionaron nuevamente las barricas destinadas al coupage definitivo que se embotelló en marzo de 2008. Con objeto de preservar al máximo los componentes aromáticos, este vino no se ha filtrado. 


Cata : Color rojo rubí con borde naranja intenso, capa media, limpio y brillante. De alta intensidad aromática, con un bouquet clásico en el que sobresalen las notas balsámicas y especiadas de coco, vainilla y chocolates mentolados que cubren notas de frutas maduras. De gran cuerpo y estructura en boca, es sofisticado, equilibrado y con taninos marcados de excepcional elegancia y finura, dejando un retrogusto muy largo, especiado y complejo. Un Gran Reserva 890 único, repleto de registros intensos y profundos, al que le queda una larga vida en botella. 




Viña Ardanza

DO Rioja

Variedad : El 80% es Tempranillo y el 20% Garnacha. La uva Tempranillo procede del nuestras fincas La Cuesta y Montecillo, de 30 años de edad, ubicadas en Fuenmayor  y Cenicero. La Garnacha  proviene de viñas viejas plantadas en vaso a 600 m. de altitud en Tudelilla (Rioja Baja), en parcelas colindantes a nuestra ‘Finca La Pedriza’ 

Elaboracion y Crianza : Vendimia selectiva en cajas y transporte refrigerado. Tras las fermentaciones, los vinos pasaron a barrica en mayo de 2006. El Tempranillo permaneció 36 meses en roble americano de 4 años de edad media y la Garnacha, redujo su crianza a los 30 meses en barricas de 2 y 3 vinos de roble americano. Los vinos fueron trasegados manualmente en seis ocasiones

Cata : Rojo rubí, cubierto, capa media alta con borde naranja. Aroma vivaz, limpio e intenso, con notas balsámicas y especiadas de vainilla, nuez de coco y pimienta negra que permiten apreciar suaves aromas de frutas negras. En boca se presenta con buena estructura, equilibrado en acidez y alcohol, con unos taninos dulces y pulidos. En el largo retrogusto vuelve a aparecer la frescura de frutas negras acompañada de notas especiadas de maderas nobles.

Gran Reserva 904

DO Rioja

Variedad : Tempranillo (90%) y Graciano (10%) de viñedos de más de 40 años de las zonas de Briñas, Labastida y Villalba. 

Elaboracion y Crianza : Las fermentaciones alcohólica y maloláctica se desarrollaron con normalidad. En enero de 2005 los vinos pasaron a barricas de roble americano de fabricación propia de 4 años de edad, donde permanecieron hasta enero de 2009. Durante su crianza se trasegó cada seis meses por el método tradicional de barrica a barrica. Desde febrero de 2009, el vino permanece en botella redondeándose y mejorando aún más sus componentes organolépticos.

 

Cata : Rojo cereza, brillante, de capa media y ligero borde teja. Intenso aroma, elegante, complejo, destacando las notas balsámicas, vainilla, coco, chocolate  y trufa, que envuelven un fondo de frutas confitadas. En boca es equilibrado, con elegante acidez y taninos envolventes, finos y sedosos. Su retrogusto es largo y complejo con recuerdos  a torrefactos, especias y fruta confitada. Un vino que el paso del tiempo en botella  continúa puliendo y cargando de finura y elegancia. 




Viña Alberdi

DO Rioja

Variedad : 100% Tempranillo procedente de las zonas más elevadas de fincas propias en Rodezno y Labastida. Viñedos situados a 500-600 metros sobre el nivel del mar, plantados hace más de tres décadas en terrenos arcillo-calcáreos.

Elaboracion y Crianza : 2 años en barricas de roble americano de fabricación propia; el primer año en roble nuevo y el segundo en roble de edad media de 4 años.


Cata : Rojo cereza, de capa media, con borde naranja, limpio y brillante. Su nariz es intensa, con dominio de las frutas maduras, mermelada de fresa, que redondean un fondo de notas provenientes de la crianza en barrica, cacao, vainilla,  caramelo, y ahumados. En boca se muestra de cuerpo medio y con una agradable acidez, taninos suaves y redondos que conceden un agradable paso por boca. Retrogusto intenso, persistiendo los recuerdos de mermeladas de fresa, cacao y vainilla, con una seductora acidez final que invita a seguir bebiendo.